Saltar al contenido

¿Qué significa realmente amar? El camino hacia una relación fuerte

El amor suele ser una palabra y sentimiento que la mayoría de las personas conocen, aunque con dificultad son capaces de describir y es que amar se trata de algo que en algunas ocasiones parece ser infinito y a la vez, podría verse realmente insignificante. Consiste en eso que logra mover al mundo y a las personas, es lo que da sentido a todo.

¿Cuál es el verdadero significado de amar?

Aunque puede resultar un poco complejo, se trata de un tipo de complejidad que conlleva hacia un gran agradecimiento y esperanza, porque el amor es capaz de cambiar vidas y amar ayuda a convertirnos en mejores personas.

Amar significa ser capaces de reconocer y aceptar la divinidad en la otra persona; poder ver más allá de su aspecto humano y lograr sentir que existe un gran ser en su interior. Con el propósito de lograr reconocer la perfección en la otra persona, es preciso poder mirarla a través de los ojos del alma, consiguiendo despojarle de sus vestiduras humanas para ver únicamente lo que de verdad es.

Amar consiste en respetar tanto el espacio como la libertad del otro; se trata de aceptarle tal y como es sin desear o tratar de cambiarle a fin de lograr que se adapte a nuestros requerimientos.

Ahora bien, al amar realmente a alguien, sueles cambiar, ya que sin importar lo que hagas, tus objetivos y metas se encontraran motivados hacia tu ser amado; quieres poder darle el mundo entero, aunque eso no parezca suficiente. Amar completamente suele requerir de sacrificio y no tener temor de entregarlo todo a esa persona.

¿Cuáles son las características del amor real?

Existen ciertas características generales las cuales ayudan a establecer que se trata realmente de amor y que la relación de pareja se encuentra en buen camino, algunas de ellas son las siguientes:

  • Existe respeto mutuo.
  • Ambos dan lo mejor de sí mismos diariamente.
  • Saben reconocer y aceptar sus fallas, siendo capaces de disculparse de forma sincera.
  • Comparten y elogian los triunfos del otro.
  • Buscan mutuamente tanto el desarrollo como el bienestar del otro.
  • Se apoyan y ofrecen ayuda siempre que sea preciso al presentarse alguna situación de fracaso y/o cuando uno de los dos se encuentra experimentando un momento complicado.
  • Saben respetar tanto los espacios como las opiniones del otro.
  • La sinceridad prevalece en todo lo que dicen y sienten.
  • Comparten tanto objetivos como proyectos.
  • Comparten valores que le ayudan a fortalecen tanto el amor que se tienen como su relación de pareja.

Pasos para fortalecer tu relación y descubrir lo que es realmente amar

Cuando existen problemas dentro de tu relación que aún no se han solucionado, y no poseen una comunicación honesta y clara, resulta inevitable que surja frustración, rabia y sentimientos de culpa, al igual que también numerosas suposiciones infundadas.

Al mismo tiempo, hay que tener presente que la convivencia de pareja suele venir acompañada por bastante situaciones complicadas, debido a que diariamente resulta necesario lidiar con los deseos, necesidades, expectativas y exigencias del otro; existen ciertos consejos que podrían servir como herramientas para tener una relación fuerte, por ejemplo, los pasos presentados a continuación:

Comunicación

Hablar, compartir y expresar, etc., son aspectos esenciales dentro de toda relación, especialmente cuando se trata de una de pareja; siempre es importante comunicarse no solo de lo bueno, sino también de lo malo, sobre aquellas cosas que funcionan y las que no, sobre lo que deseas y lo que desea tu pareja.

Humor

Sin importar el ajetreo cotidiano, siempre es conveniente demostrar una buena disposición para ser parte de aquellos planes que pueda tener tu pareja, asegurándote de sonreír y dar siempre lo mejor de ti para que tu relación funcione.

Confianza

Con el propósito de fomentar la confianza dentro de tu relación, resulta preciso mejorar la comunicación en la misma, para eso puedes usar frases como “por lo que sugiero que…”, “comprendo que…” o “es igualmente cierto que…”.

Demuestra siempre tu amor

Muéstrale constantemente a tu pareja cuanto le amas, recuerden junto el momento en que se conocieron y se enamoraron; además, asegúrate de no dejar a un lado el contacto físico (sonrisas, abrazos, caricias y/o besos).

Cambia los aspectos destructivos individuales

Todos somos capaces de identificar cuando tenemos una serie de actitudes y/o expresiones que solo ayudan a complicar más la situación, por ejemplo, el capricho que supone decir “NO” solo porque así lo queremos, pero ¿De qué sirve tener una conducta o actitud caprichosa? ¡Seguramente de nada!

Se consciente sobre los verdaderos problemas que deben solucionar

Quítate la venda que cubre tus ojos para que seas capaz de ver realmente que se ocurre dentro de tu relación; es posible que la rutina se encuentre provocando estragos, falta de entusiasmo, celos exagerados y problemas de comunicación, etc.

Analiza objetivamente tu relación y determina el motivo por el cual apareció el problema para que logres encontrar la mejor solución.

Encuentra el lugar y momento idóneos para hablar con tu pareja acerca del asunto

Cerciórate que tu pareja se encuentre realmente receptiva; además, es importante que ambos estén calmados y tengan una mente abierta para ser capaces de escuchar lo que el otro tiene para decir.

  • Evita enfadarte por las cosas que puedas escuchar, ten en cuenta que en algunas ocasiones la verdad suele doler; sin embargo, este supone un ejercicio de comunicación realmente necesario para que logren hacer frente y solventar cualquier posible inconveniente.
  • En caso de que sea tu pareja quien se exalte, tienes que tener la capacidad para mantener la situación bajo control sin llegar a alterarte también; recuerda que estas intentando encontrar la raíz del problema en lugar de crear otro nuevo.

Al momento de hablar, asegúrate de hacerlo desde tu corazón, mirando directamente a los ojos de tu pareja, manteniendo el cuerpo relajado y la mente calmada, e incluso esbozando una pequeña y natural sonrisa; usa una voz suave y tranquila, mientras tratas de expresarte con tanta honestidad y claridad como sea posible.

Y cuando se dé el turno de tu pareja para hablar, asegúrate de escucharla atentamente para comprender su punto de vista.

Comunícale las cosas que son aceptables e inaceptables que para ti

Tienes que dejarle saber a tu pareja las cosas que aceptas y las que no, de este modo podrás impedir que haga suposiciones y así evitar posible malos entendidos.

Ten presente que si tu pareja no conoce las expectativas y/o deseos que tienes, jamás tendrá la capacidad para satisfacerte. Y lo mismo sucede contigo, es importante que conozcas aquellas cosas que tu pareja considera o no aceptable, al igual que sus deseos y expectativas.

Conviértete en un buen amigo para tu pareja

Esto significa que tienes que tener la disposición de ayudar, escuchar, apoyar, preocuparte y amar a tu pareja de forma incondicional.

Acepta a tu pareja como es, incluyendo las diferencias que pueda tener

Cuando en lugar de aceptar a tu pareja con todo y sus diferencias, tratas de cambiarla para que se adapte a esa imagen ideal que puedas tener en mente, jamás tendrás la oportunidad de conocerla realmente y al final terminarás acusándola de fallarte, te enojaras y le causarás malestar.

Las buenas relaciones de pareja son aquellas en las que ambos aceptan sus diferencias y son capaces de ver las virtudes que poseen. No tiene sentido enfocarte en los defectos de tu pareja o en las diferencias que pueda tener en relación a ti.

Ten presente que ambos venís de distintas familias, recibieron una educación diferente y no poseen las mismas vivencias y costumbres; todo esto permite que las personas sean distintas entre sí y les da la capacidad de ver las mismas situaciones desde otra perspectiva.

Dale libertad

Al ser personas individuales, es normal que todos necesitamos tener nuestras propias experiencias y que nos desarrollemos. Es importante que tengas confianza y le des a tu pareja la libertad de moverse alrededor del mundo, sin tener miedo por lo que tú puedas decir y/o pensar.

Contar con diferentes amigos, realizar un deporte e incluso formar parte de un grupo social, etc., se trata de aspectos saludables que ambos tienen derecho a disfrutar dentro de su relación.

No juzgues o critiques a tu pareja

La mayor parte de las personas suelen hacer cosas dentro de sus vidas creyendo que se trata de lo mejor que pueden hacer en un determinado momento; sin embargo, a ninguna persona le agrada ser juzgada o recibir críticas, y es que lo cierto es que no hay nadie que sea perfecto como para tener el derecho de criticar y/o juzgar al otro.

Olvida el pasado y asegúrate de vivir en el presente. No existe modo de volver atrás y cambiar lo que ya ha ocurrido, no obstante, es posible disfrutar de un buen presente a fin de que, a futuro, tu pasado pueda ser exactamente como lo deseas.

Además, las críticas causan resentimiento y permiten la aparición de sentimientos negativos, por lo que cuando alguna cosa no te agrade, lo mejor será hablarlo tranquila y objetivamente sin criticar.