Saltar al contenido

¿Por qué somos infieles?

Entre los temas que suelen preocupar a las parejas a nivel global, destaca la infidelidad. La polémica de si las personas son infieles por naturaleza o no, podría jamás acabar, sin embargo, no podemos negar que, por lo general, una infidelidad suele esconder un listado de motivos (en algunos casos bastante largos), debido a los cuales una persona es infiel.

Comencemos con varios conceptos básicos

Si en alguna ocasión te has preguntado ¿por qué somos infieles? Continua leyendo porque a lo largo de este post te estaremos presentando las causas más usuales.

Antes de empezar a hablar sobre los motivos más comunes por los que suelen tener lugar las infidelidades, es preciso señalar que no todos los hombres son infieles y tampoco todas las mujeres son víctimas.

Igualmente no todas las parejas, en el fondo, se encuentran insatisfechas sexualmente.

Ésta clase de ideas son consecuencia de la generalización habitual. Existen hombres y muñeres infieles, del mismo modo que existen mujeres y hombres que jamás en su vida lo han sido, aunque hayan sufrido una infidelidad.

Esa es la razón por la cual no nos estaremos enfocándonos en un género específico, sino en aquellas circunstancias que promueven la infidelidad dentro de una pareja.

Razones por las que somos infieles

Las razones que suelen dar lugar a este tipo de deslices, los cuales cada vez parecen más comunes, son las mencionadas a continuación:

Rutina y monotonía sexual

  • El motivo principal por el cual numerosas personas suelen admitir sus infidelidades consiste en la rutina sexual.
  • Si dentro del ámbito íntimo solemos hacer siempre lo mismo, sin ningún tipo de sorpresa, suele ser común que el placer empiece a disminuir, por lo que la posibilidad de compartir íntimamente con otro cuerpo e ideas, llega a parecer realmente atractiva cuando hemos caído en la monotonía desde hace mucho tiempo.

Vacío emocional

  • Si independientemente de las atenciones que recibimos de nuestra pareja, sentimos que todos sus gestos lejos de ser por amor, son resultados de una sensación de compromiso, es usual que gradualmente comencemos a crear un inmenso vacío emocional en nuestro interior.
  • Y como consecuencia, nos vemos empujados a buscar en alguien más el afecto y romance que había al comienzo de nuestra relación.

Relaciones distanciadas pueden causar infidelidad

  • Si dentro de nuestra relación existen evidentes problemas de comunicación, la intimidad ha dejado de tener lugar y sentimos que nuestra autoestima está afectada, es muy común que la aparición de una tercera persona, la cual nos demuestra interés, nos haga sentir halagados y deseados, siendo posible que esa sensación nos lleve directamente a ser infieles.
  • Ya que de algún modo, conseguimos fuera de casa eso que perdimos, incluso si es de una forma banal.

Falsas expectativas

  • En numerosas ocasiones, solemos esperar que el amor idílico que experimentamos al comienzo de la relación permanezca con el paso del tiempo, sin embargo, después entendemos que nuestra pareja, de hecho, está muy lejos de la idea que teníamos de ella.
  • Así, las falsas o altas expectativas suelen estar entre los principales motivos por los cuales somos infieles.
  • En ese sentido, lo que normalmente sucede es que nuestra pareja no suele dedicar tiempo suficiente a nuestra relación porque se encuentra totalmente inmersa en su trabajo o en cualquier otra cosa, que no le permite estar realmente con nosotros.
  • En gran parte de los casos, ni siquiera somos conscientes de las necesidades emocionales que tenemos, por lo que no intentamos tratar la falta de atención que sentimos por parte de nuestra pareja y, como resultado, acabamos buscando en otra persona ese amor que deseamos recibir.

Necesidad de sentirse deseado remedio para no ser infiel

  • Si el ámbito sexual pasa a tener el último lugar dentro de nuestra relación, y tenemos cada vez menos encuentros íntimos, resulta común que empecemos a experimentar una gran necesidad de sentirnos nuevamente deseados.
  • Por lo que la presencia de alguna tercera persona que manifieste su deseo podría llevarnos a ser infieles.

Estas son algunas de las razones más comunes por las que solemos ser infieles, sin embargo hay otras.

Por ejemplo, el querer mantener nuestra independencia, ser inseguros y sentirnos inferiores a nuestra pareja de algún modo, tener una necesidad puramente sexual e incluso, el tener algunos traumas que aún no hemos resuelto, entre otras.