Saltar al contenido

Historias de amor que cuentan con algo que las hace muy especial

El amor no abarca únicamente las relaciones de pareja, sino que además es posible conseguir hermosas historias de amor entre amigos, hacia los animales, la familia, etc., solo hay que dejar nuestro corazón abierto y permitirle hablar por nosotros.

El verdadero amor en numerosas ocasiones, sobrepasa la ficción

A continuación estaremos presentando un listado con algunas pequeñas historias de amor provenientes de diferentes personas, momentos y lugares; las cuales se han sido contadas de una a otra persona con el paso del tiempo:

Una vez un amigo vio a una chica en la parada de autobuses, a la cual quiso conocer, sin embargo cuando se acercó a ella, la joven le pidió que llamara urgentemente a una ambulancia debido a que sentía que algo estaba fallando en su corazón.

Él llamo rápidamente a emergencias, le ofreció ayuda para que logrará salir de un paso peatonal que era subterráneo. Cuando llego, el personal de la ambulancia les explico su estado y antes de irse les dejó su número telefónico.

A la mañana del día siguiente, un número desconocido le estaba llamando y para su sorpresa, cuando atendió era ella quien llamaba y le decía: “Hola, muchas gracias por todo. Mi nombre es María”. A partir de ese día permanecen juntos hasta hoy.

La historia de cómo se conocieron mis padres me fascina. Cuando se conocieron, y fueron presentados, se encontraban junto a un grupo de amigos; mi madre preparó una pizza y al momento de servirla la dejo caer sobre las manos de mi padre.

Un mes después, estando en compañía de amigos diferentes, sucedió lo mismo; y a la tercera podía decirse que incluso le quemó hasta el corazón. A partir de ese momento, están juntos y hoy ya van en su aniversario número 25.

Estando en el balcón de mi casa, vi que unos jóvenes de entre 15-18 años estaban maltratando a un gato, y el pobre animal no sabía qué hacer para lograr zafarse; rápidamente una chica se les acerco gritando: “¡ey, que pasa, acaso no tienen escrúpulos!”.

Y yo, siendo un hombre, cogí un palo de escoba y corrí hacia la calle con el propósito de evitar que hicieran daño a la joven. ¿Quién hubiera imaginado que esa chica había estado practicando kickboxing durante 5 años? Los chicos consiguieron escapar con dificultades y ahora ella y yo llevamos un año juntos.  

Este año, cuando mis abuelos celebraron sus bodas de diamante, él le dio un tierno beso en la frente a mi abuela y junto a una sonrisa, le susurró al oído: “Ojalá hubiera tenido la oportunidad de conocerte antes”.

Una amiga perdió una pierna en un accidente cuando tenía 20 años, para ese tiempo estaba saliendo con un joven y se veían realmente muy enamorados.

No obstante, él decidió irse al extranjero diciéndole que su propósito era ir y poder conseguir dinero para los dos. Aunque ella deseaba creerle, pensaba que él mentía y un día, a través de una llamada, él le dijo que lo mejor era terminar la relación.

Tres meses más tarde, estando ella en su casa, sonó el timbre y al abrir la puerta se encontró con el chico. Él no le dio tiempo a decir nada antes de abrazarla y decirle: “Tonta, nunca te abandonaría. Mañana iremos a la clínica y finalmente podrás probarte la prótesis.

Te prometí que iría a conseguir dinero para ambos; ahora podrás caminar nuevamente”. Ella tenía un nudo en la garganta y no era capaz de decir ni una palabra, por lo que se limitó a abrazarlo fuertemente y comenzar a llorar.

Siempre frente a mi casa suele pasear una pareja que ya se encuentran mayores; por lo general, por las mañanas caminan tomados de las manos fuertemente, al igual que un par de jóvenes enamorados.

Tener la oportunidad de ver como disfrutan de su amor, me hace pensar que ese sentimiento tan especial del que muchos hablan realmente existe.

Un día no los vi más y fue imposible no preocuparme. Afortunadamente, poco tiempo después retomaron sus paseos. El señor estaba usando un bastón y se notaba que le costaba caminar, sin embargo, la señora nunca soltó su mano, sino que la dejaba reposar encima de la mano de su esposo. No la soltaba debido a que en esa mano era que tenía su anillo de bodas.

Recientemente encontré a mi hijo sumamente entretenido usando la punta de un mondadientes para marcar el borde de un dibujo muy lindo; al preguntarle por qué hacía eso, me contesto: “Es que hace poco llegó un niño que casi no logra ver llegó al cole, usa gafas bastante gruesas y se le dificulta muchísimo ver los dibujos que están decorando el aula de clases.

Pero me ha dicho que a través de sus dedos si puede ver, y es por esa razón que todos sus libros se encuentran repletos de puntos. Y como quiero que sea mi amigo, he decidido hacerle un dibujo que pueda ver.

Las mascotas que tenemos en casa son capaces de conocernos mejor de lo que solemos hacerlo nosotros mismos.

Desde hace algo de tiempo he estado contemplando a mi vecina de la calle de enfrente, se trataba de una joven realmente hermosa la cual ama mucho a los animales, cuya mascota era una linda perrita salchicha que siempre estaba a su lado. Mi perro era un pequeño mestizo que, sin importar cuan cuidadoso fuera, siempre lograba escapar de casa; afortunadamente, siempre solía volver a la hora de cenar.

A mí se me complicaba seguirlo debido a mi trabajo, sin embargo, confiaba que siempre lo conseguiría esperando delante de la puerta cuando volviera a casa.

En una oportunidad, no encontré únicamente a mi perro esperando que llegara del trabajo, también estaba a mi vecina y entre sus manos llevaba una caja. Resulta ser que nuestras queridas mascotas habían tenido cachorros juntos y con algo de suerte, lograron convertirnos en novios.

Estaba mandándole mensajes a mi novio y al momento de colocar el número me equivoqué, por lo que accidentalmente termine enviándole el “Te amo” a mi padre y no a mi novio.

Un par de minutos después me respondió: “Yo también te amo. Papá.” Ese momento fue realmente emotivo, ya que resulta extraño que nos digamos frases afectivas; no obstante, ahora lo hago regularmente.

Una amiga que como consecuencia del cáncer, perdió las cuerdas vocales, comenzó a asistir a mi clase de lengua de signos.

A esa misma clase también empezaron asistir no solo su marido y sus 4 hijos, sino también sus padres y sus dos hermanas junto a su hermano, al igual que 12 amigos cercanos; todos querían aprender el lenguaje de señas con ella, al mismo tiempo que le demostraban su apoyo y amor.

Sufro de diabetes y hace un par de años, después del fallecimiento de mi madre, decidí adoptar a su perrito (Toby). Recientemente me desperté aproximadamente a las 03:00am debido a que el perro se encontraba sentado en mis pies y no paraba de ladrar; nunca lo había visto tan insistente o ladrando con tanta fuerza.

Cuando decidí levantarme a ver qué ocurría, sentí repentinamente una enorme debilidad, así que tomé el medidor de glucosa a fin de analizar el nivel de azúcar en mi sangre; el mismo había descendido hasta 53 (cuando el nivel normal debe estar entre 70-120).

Más tarde, estando en el hospital, el doctor me dijo que si Toby no me hubiese despertado, es posible que no estuviera contando esta historia.

Revisando un álbum de fotos con mi abuelo nos hemos topado una muy antigua fotografía en la que aparecen él y mi abuela, la cual falleció algunos años atrás; en la foto ambos bailaban celebrando su fiesta de fin de curso.

Al verla mi abuelo me dio un abrazo y me dijo: “No lo olvides: incluso cuando algo no dura para siempre, no significa que no valiera la pena”.

Dentro de nuestro instituto, al igual que en cualquier otro colegio, hay una chica que es la más popular. Ella es sumamente hermosa y también muy inteligente, por lo que no es de extrañar que todos los chicos se encentren dispuestos a todo para conseguir llamar su atención; no obstante, ella siempre suele estar únicamente junto a un chico: su pequeño hermanito, el cual tiene autismo.

Una familia australiana consiguió una Urraca que estaba herida debido a que se había caído desde lo alto de un árbol, por lo que decidieron adoptarla a fin de lograr proporcionarle los cuidados precisos y así poder salvar la vida del animal.

Al pasar los días, la pequeña ave logro sanar completamente y aunque pueda parecer un poco extraño, en lugar de volar lejos como seguramente lo haría algún otro animal silvestre, la Urraca termino quedándose a vivir junto a la familia.

Independientemente de donde vengamos o nuestra edad, siempre existirá un lenguaje universal que todos somos capaces de comprender: el amor.