Saltar al contenido

Cómo saber si realmente estás teniendo un orgasmo (y cómo conseguirlo)

El orgasmo suele ser conocido por tratarse de la más placentera de las sensaciones que es posible experimentar, al tener relaciones sexuales, sin embargo, aún en la actualidad hay   mujeres que jamás han sentido un orgasmo o no saben de qué forma identificarlo.

Señales físicas de un orgasmo

Usualmente no sabemos todo acerca del sexo, por lo que en muchos casos es común que esta sensación de placer suela pasar desapercibida; además, es posible alcanzar el clímax y no eyacular, o incluso el eyacular sin llegar a casi tocar el cielo.

Esa es la razón por la cual a continuación estaremos hablando sobre lo que necesitas saber para conocer mejor tu cuerpo y ser capaz de identificar si realmente estas teniendo un orgasmo.

Aunque no todas las mujeres suelen alcanzar un orgasmo del mismo modo, lo cierto es que existen ciertas señales físicas que permiten saber cuándo realmente estas teniendo uno, por ejemplo, las mencionadas a continuación:

Previas al orgasmo

Hay algunos signos físicos que podrían permitirte saber que estás a punto de tener un orgasmo, y aunque es posible que varíen de intensidad entre cada mujer, las más comunes suelen ser la aceleración de los latidos cordiacos, respiración agitada, rigidez de los pezones e incremento del flujo sanguíneo.

De manera que antes de alcanzar el orgasmo, suele ser usual que experimentes varias o todas estas señales.

Durante el orgasmo

Ahora bien, al estar exactamente en ese momento de mayor placer sexual, es común experimentar otras sensaciones las cuales pueden confirmar que realmente estás teniendo un orgasmo.

Entre dichas sensaciones están la contracción tanto vaginal como de otros músculos del cuerpo, la aceleración de la respiración y una inmensa necesidad por emitir gemidos, todo esto seguido de un gran placer y una enorme sensación de relajación.

En algunos casos, es incluso posible llegar a perder el sentido de la realidad durante algunos segundos, y luego sorprenderte al abrir los ojos y ver dónde estás.

La sensación causada por los orgasmos se caracteriza por ser tan especial que incluso resulta un poco complicado llegar a confundir con alguna otra cosa.

Tipos de orgasmos

La sexualidad femenina suele ser algo más complejo en comparación con la masculina, quizás incluso más de lo que muchos suelen pensar y es que normalmente, las mujeres requieren de una gran estimulación para lograr excitarse y en consecuencia, poder llegar a los orgasmos.

Por lo que al resultar tan complejo, resulta conveniente saber más sobre cómo es posible conseguir un orgasmo, siendo esa la razón por la cual numerosas parejas apuestan por experimentar no solo con juegos sexuales, sino también a través de la exploración individual a fin de conocerse mejor y, poder experimentar un mayor placer.

Cabe mencionar además, que se sabe que las mujeres son capaces de experimentar diversas clases de orgasmos cuando estimulan partes específicas de su cuerpo, y a continuación presentamos los más comunes:

En el clítoris

El clítoris es la parte sexual femenina más conocida y, en consecuencia, supone el lugar en el que resulta más sencillo conseguir un orgasmo y es que su fácil acceso ofrece la posibilidad de acariciarlo y estimularlo con bastante facilidad.

Ya sea dentro de la intimidad en compañía o individual, la masturbación suele ser lo que da vida a la magia.

Vaginal

Al contrario del orgasmo en el clítoris, el vaginal suele estar entre los más complicados de conseguir, lo cual se debe a que la simple penetración no suele causar suficiente estimulación del renombrado punto G.

 De manera que para alcanzar esta clase de orgasmo resulta necesaria bastante estimulación; pero pese a lo complejo que pueda ser, es aconsejable no pasarlo por alto, dado que el mismo suele ser realmente muy placentero.

Y con el fin de alcanzarlo, la buena comunicación resulta esencial, debido a que hay diversas posiciones que permiten estimular suficiente dicha zona,  por ejemplo, de rodillas, de pie, de lado, desde atrás o sentados, etc.

Asimismo, en ciertas ocasiones, las mujeres pueden experimentar un orgasmos vaginal al encontrarse encima de su pareja, ya que esta posición les permite ser quienes controlen el movimiento.

Mixto

Este está entre los más intensos orgasmos que pueden experimentar las mujeres; el mismo se logra al conseguir combinar el placer del clítoris con el vaginal, razón por la cual es igualmente llamado orgasmo “total”.

Numerosas personas no saben que, aparte del conocido punto G femenino, el clítoris cuenta con ramificaciones que se encuentran tanto alrededor de la vulva como en el interior de la vagina, de manera que existe la posibilidad de estimular ambos a la vez y así alcanzar este tipo e orgasmo.

Orgasmo tabú

Consiste en el orgasmo anal, ya que al igual que el clítoris, el ano tiene terminaciones nerviosas realmente sensibles las cuales permiten alcanzar un elevado nivel de placer sin necesidad de realizar un gran esfuerzo; sin embargo, requiere de mucha delicadeza y una excelente comunicación de pareja.

Cabe señalar que la estimulación de esta zona se puede realizar no solo con el pene, sino también con los dedos e incluso con la boca.

¿Cómo alcanzar un orgasmo?

Para las mujeres, como ya señalamos, el conseguir un orgasmo no suele ser igual de sencillo que para los hombres, ya que el cuerpo femenino se encuentra simplemente diseñado de un modo distinto; sin embargo, existen aún muchas mujeres que no saben realmente cómo alcanzarlo.

Para hacerlo, es preciso empezar por dejar de lados esas imágenes que presenta la industria del porno y los medios de comunicación, ya que como resulta evidente, llegados a este punto, el conseguir un orgasmo femenino precisa de trabajo, aunque realmente merece la pena.

En cualquier caso, a continuación presentamos algunos consejos con los cuales te será más sencillo alcanzarlo:

Se parte activa

No permanezcas tumbada en la cama mientras tu pareja hace todo el trabajo y lleva el control de los movimientos; lo mejor es que sea una parte activa dentro de tus encuentros íntimos y te animes a probar posturas en las que puedas estar arriba, también conviene expresarte claramente, moverte diferente e incluso usar juguetes sexuales.

Encuentra las posturas y actos que te causan mayor placer y permítete disfrutarlas.

Comunícate

Según el nivel de privacidad que tengas en tu hogar, si hay niños en casa e incluso de que tan gruesa sean las paredes, lo mejor es que evites contenerte. Respira profundamente, grita y gime tanto como lo desees, déjale saber verbalmente a tu pareja qué cosas te gustan y cuáles no.

También puedes susurrarle al oído tus más íntimas fantasías y pedirle que haga lo mismo; te en cuenta que el estímulo sexual puede provenir de diversas fuentes, siendo los oídos una de ellas. Hablar abiertamente de todo.

Estimula tu clítoris

Únicamente un 30% de las mujeres suelen experimentar el orgasmo vaginal, y casi la mitad asegura que es preciso estimular el clítoris para poder conseguirlo; y es que como ya mencionamos, el clítoris consiste en el órgano clave dentro del placer femenino.

Así, es de gran importancia que tú mismas sepas como estimular dicha zona para que luego se lo hagas saber a pareja.

Permítete fantasear 

Usa el gran poder que tiene la mente y permítete fantasear libremente sobre ese actor que tanto te gusta, aquello que desearías que te hiciera tu pareja después de un tiempo sin verse e incluso acerca del sabor que tuvo tu primer beso. Permite que tu mente se convierta en un canal directo hacia el placer.

Posiciones para alcanzar el orgasmo

Si consideras que ya has probado todo y aún no alcanzas el orgasmo, debes tener presente que es posible que no lo consigas por la posición en la que tienes relaciones sexuales; por eso, a continuación presentamos algunas excelentes posturas para conseguir un orgasmo:

De perrito

La postura del perrito suele estar entre las más efectivas para alcanzar un orgasmo. En ella, la mujer tiene que ubicarse a 4 patas mientras que el hombre se coloca de rodillas a sus espaldas, a la altura de la cadera, de manera que él puede tener control sobre la penetración, velocidad y ritmo.

Hay que mencionar que esta postura favorece la estimulación del punto G debido a que permite una penetración profunda, además, también estimula otras zonas de la vagina y ofrece total acceso al clítoris, por lo que es posible estimular ambas partes para obtener un mayor placer.

Amazona

Se considera entre las posiciones favoritas de los hombres, ya que en ellas las mujeres están en cuclillas sobre su pareja, siendo ellas quienes controlan la velocidad y el ritmo de la penetración.

La vaquera

En esta postura, el hombre se coloca boca arriba y la mujer se ubica sobre él, siendo así quien controla la profundidad, el ritmo y la velocidad de la penetración, al mismo tiempo que se estimula el clítoris a fin de alcanzar un mayor placer. Otras posturas pueden ser el pirata generoso, la trasera tumbada o el culo inclinado, etc., por lo que para conseguir un orgasmo, lo mejor es probar para saber cuál te ofrece un mayor placer.